Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

la verdad

El rey hizo llamar a un asceta muy sabio que resi­ día en uno de los bosques de su reino. Le dijo: -Me pregunto cómo lograr que la gente sea mejor. El ermitaño repuso: -Puedo decirte, señor, que las leyes por sí mismas no bastan para hacer mejor a la gente. El ser humano tie­ ne que practicar ciertas virtudes y éxodos de perfeccio­ namiento para alcanzar la verdad de orden superior. Esa verdad superior tiene bien poco que ver con la verdad ordinaria. El rey replicó: -De lo que no cabe duda es que yo al menos puedo lograr que la gente diga la verdad; puedo al menos conseguir que los demás sean veraces. El rey decidió instalar un patíbulo en el puente que servía de acceso a la ciudad. Un escuadrón, a las órdenes del capitán, revisaba a todo el que entraba en la ciudad. Se hizo público lo siguiente: «Toda persona que quiera entrar en la ciudad será previamente interrogada. Si dice la verdad, podrá entrar. Si miente, será llevada a la horca.» Un día el asceta avanzó hacia el puente. El capitán de la guardia se …

Entradas más recientes

INJUSTICIA

sensualidad desmesurada

OFUSCACION

AUTOCULTIVARSE

el nuevo hombre